Galería de proyectos

Te invito a ver una pequeña muestra de hogares en los que la intervención de una organizadora profesional marca un claro antes y después.

Todos los casos son reales y todos los nombres, ficticios. Mantener la confianza y la confidencialidad de mis clientes es una de mis prioridades.

Puedes bucear entre vestidores y armarios roperos y ver lo que reorganizarte puede hacer por ti.

Mary

Una habitación de pareja habitual. Caos porque la rutina del trabajo y la familia es demoledora. Este cuarto necesita ser reorganizado, reordenado y rediseñado para sacar lo mejor de él y de quien lo habita.

Cris

Un cliente privilegiado con un bonito vestidor que aprovecha una esquina llena de luz. La clave está en encontrar la organización óptima para sacar el máximo partido del espacio, las prendas y la luz.

Irati

Irati es una preciosa niña de dos años con mucha ropa y una habitación suficientemente grande para contenerla. Pero sus padres no tienen tiempo y el día a día hace que el desorden se apodere del espacio. Urge una reorganización y una revisión de los armarios.

Iñaki

Este armario ropero necesita una nueva organización sencilla de mantener y que limite las posibilidades de caos.

Ethan

Ethan acaba de mudarse a Barcelona desde USA, ha alquilado un piso antiguo donde vivirá y trabajará. Hay que crear una vivienda agradable, redistribuir todos los espacios y diseñar un lugar de trabajo a su medida.

Berta y Elisenda

Berta y Elisenda son hermanas gemelas adolescentes. Hasta ahora compartían cuarto, pero es momento de independizarse. A Berta le hacen una habitación. Elisenda se ha quedado con la que compartían las dos. Pero se han apañado con restos de muebles de la casa y los cuartos se les vienen encima. Hay que hacer un pequeño esfuerzo económico y de organización, aunque rescataremos los muebles en buen estado. Rediseño y redecoro los cuartos de principio a fin, nuevos colores para Elisenda, que no soporta más las paredes verdes, y una buena dosis de orden y de limpieza de ropa y trastos ya superados. Bajo una de las camas altas colocamos una tabla con ruedas sobre la que descansará un colchón, que hará las veces de sofá chill-out. Y así creamos nuevas habitaciones, espaciosas, luminosas y donde las chicas se encuentren a gusto.

 

Jordi

Jordi es un caso parecido al anterior. Es un universitario que vive en casa de sus padres. La habitación de paredes rojas en la que vivía necesita una transformación. Así que rediseño el espacio. Hay que pintar de gris claro las paredes, un color más adecuado para el estudio y el carácter de Jordi, y reubicar los muebles, aunque en este caso sólo ha hecho falta comprar una buena mesa, y el resto hemos podido aprovecharlo.